EL ARTE EN LA PREHISTORIA: Cronología y características generales.

Cuevas de las manos.

Cuevas de las manos.

El Arte Prehistórico comprende las manifestaciones plásticas realizadas por el Homo sapiens sapiens desde el final de la Edad de Piedra hasta la Edad de los Metales.
Tradicionalmente, este amplísimo período de tiempo se ha dividido de la siguiente forma:

  • Paleolítico Superior (30.000 – 9.000 a.C.), donde surge una cultura de cazadores y recolectores en el entorno glaciar;
  • Mesolítico (9.000 – 6.000 a.C.), caracterizado por la aclimatación de las comunidades de cazadores y recolectores al aumento de las temperaturas posglaciares;
  • Neolítico (6.000 – 3.000 a.C.), cuando la piedra pulimentada sustituye a la tallada, y aparecen la agricultura y la ganadería;
  • Edad de los Metales, que arranca con la invención de la metalurgia y su primera etapa se corresponde con el empleo sucesivo del cobre (3000-2000 a.C.) y del bronce (2000-725 a.C.).
    La relación del ser humano con el medio ambiente vuelve a cambiar y a la revolución neolítica le sucede una revolución urbana, donde la sociedad tribal, básicamente igualitaria, se jerarquiza.

Aunque de la Prehistoria no se conservan fuentes escritas, y sólo contamos con fósiles y otros restos arqueológicos, sabemos que los hombres del Paleolítico eran nómadas y que vivían íntimamente unidos a la naturaleza.
Su actividad fundamental era la obtención de alimentos, que conseguían mediante la caza, la recolección de frutos silvestres y el carroñeo.
En esos tiempos existía en Europa un clima rudo, con alternancia de largos milenios de frío húmedo y frío seco, siempre dentro de lo que comúnmente se denomina un período glaciar , y con otras etapas interglaciares , de clima menos riguroso y algo más cortas.
Las nieves perpetuas, entre 700 y 1.000 metros más bajas que en la época actual, hacían que, junto con el clima, la flora y la fauna, las 
condiciones ecológicas fuesen muy diferentes de las que vivimos en nuestros días.
Durante este larguísimo período nuestros antecesores, además de adaptarse al medio natural, desarrollaron toda una simbología basada en sus temores y deseos, valiéndose tanto de los instrumentos líticos como de vivos pigmentos.
Esta voluntad de manifestar sus creaciones artísticas se desarrolló en 
dos campos diferenciados. Por un lado, en objetos fácilmente transportables, dado que eran nómadas (arte mobiliar). Por otro lado en las paredes de las cuevas y oquedades en los que circunstancialmente habitaban (arte parietal).

Paleolítico

Edad de los metales

Henri Breuil (1877–1961) & Émile Cartailhac (1845–1921)