La Giralda de SEvilla

 

I. COMENTARIO ARTÍSTICO

Vista exterior de la Giralda de Sevilla.

De planta cuadrada, llegó a tener más de 70 metros de altura. Con una cimentación en sillares, sustituido después por el ladrillo, se compone de dos torres superpuestas. Su prisma central está dividido en siete recintos cupulares iluminados por ventanas con arcos lobulados y de herradura.
La linterna y el campanario fueron agregados por los cristianos.

En la parte superior, las fachadas se dividen en tres secciones:

  • la central se articula en ventanas gemelas
  • las laterales, sobre arcos ciegos, que se prolongan y cruzan formando rombos.

Toda la composición se halla rematada, por cada lado, con un cuadro de diez arcos que apean en columnas y capiteles; sobre ellos un antepecho de almenas escalonadas.

La división entre las partes también es vertical: la zona central de las ventanas está flanqueada por dos paneles de ladrillos tallados dibujando rombos, que arrancan de dos arcadas gemelas ciegas y están formados por la prolongación y el entrecruzamiento de los arcos.

El remate está constituido por una arcada ciega de arcos dentados polilobulados que se entrecruzan y están montados sobre columnas.

Originariamente, el yamur constituía el auténtico coronamiento del alminar. Era una pequeña torre, cuya cúpula de cerámica sostenía una aguja con cuatro esferas de bronce dorado..
Guarda la mayor parte de su decoración original. Por encima de una base de zócalo de ladrillo liso, la superficie de las paredes exteriores está decorada con un bello dibujo geométrico de ladrillo dentro de anchos recuadros rectangulares, un trenzado sobre las arcadas ciegas, entre las que aparecen ventanas gemelas.


Desde su construcción la Giralda ha sido utilizado para bastantes usos:

Entre otros los siguientes:

  • La utilización como elemento de aviso o llamada religiosa ha sido la primordial desde su construcción, primero para los musulmanes a través del almuédano que invitaba a la oración, y después para los cristianos, con la utilización de las campanas.
  • Las cámaras del interior sirvieron en su momento como vivienda para el alcaide de la torre y los campaneros.
  • Se utilizó también como granero en el s. XVI. Cuando desaparecieron los elementos decorativos que entonces existían por efecto de un terremoto, se sustituyeron por un campanario rematado por una veleta.
  • En diversos momentos fue utilizada como atalaya de vigía para la defensa de la ciudad.
  • La giralda se utilizó también como elemento de iluminación la celebración de determinados acontecimientos tanto de carácter religioso o civil.
 

II. CLASIFICACIÓN

Autor anónimo. Fecha: 118498.
La Giralda es el antiguo alminar de la mezquita original de los almohades, construida por el emir alMumin
Abu Yacub, el único resto que sirve de campanario a la actual catedral de Sevilla. Arte Almohade.
Su concepción es característica de los alminares almohades: sigue el modelo de "torre dentro de la torre", al estar compuesta por dos cuerpos que se unen entre sí mediante una serie de 35 rampas, que viene a sustituir a la habitual escalera y hace el ascenso más cómodo y amplio.
Una serie de vanos abiertos al exterior, resueltos en distintos tipos de arcos, proporciona luz natural en la subida; además, el cuerpo interior aloja siete cámaras que se superponen en altura.
Lo más hermoso de la Giralda quizás sea los cuatro tableros de paños de sebka, que aparecen en cada uno de sus cuatro lados a partir de media altura y que contribuyen a estilizar más aún, si cabe, la figura de la torre. Sobre ellos corre una arquería de arcos ciegos entrecruzados que generan otra sebka extendida de lado a lado de la torre.

 

IIl. RELACIONES ESTILÍSTICAS CON OTROS MONUMENTOS HISTÓRICOARTÍSTICOS

La construcción de la Giralda se basó en el alminar de la mezquita Kutubia de Marrakech (Marruecos), también construido en el siglo XII.
Otra gran muestra de arquitectura muy similar la constituye, la gran Torre Hasan de Rabat, considerada, hermana, de la Giralda.
En ambos precedentes se encuentran los elementos decorativos de los almohades, reproducidos en la Giralda, con arcos ciegos, lacerías y relieves que se inspiran en los que realizaban los selyúcidas en esa misma época en la región de Asia Menor.
El esquema de la Giralda deriva del alminar de la mezquita cordobesa, constituido por dos paralelepípedos superpuestos, coronados con una cúpula y un espigón metálico.
La torre, debido a su compleja historia, está constituida por varios cuerpos diferenciados aunque perfectamente imbricados, mostrando un ejemplo perfecto de la riqueza del crisol de culturas existente en la ciudad. En su base se puede apreciar el empleo de restos de algunos edificios y sillerías de la Hispalis romana, pudiéndose encontrar en ellos varios epígrafes en latín.
La configuración definitiva, con su actual coronación, es obra de la reforma que el arquitecto cordobés Hernán Ruiz realizó en el siglo XVI, que recubrió el cuerpo superior para crear la galería en que se colgaron las campanas y levantaron otros tres más en disminución.

 

IV. ANÁLISIS DEL ENTORNO sOCIO CULTURAL

La degradación de costumbres de los almorávides dio lugar a un nuevo movimiento rigorista, los almohades, que establecieron en Sevilla la capital del nuevo imperio.
El retorno a la austeridad más extrema se trocó en uno de los momentos artísticos de mayor brillantez, particularmente en el terreno de la arquitectura.
Se van a utilizar los mismo materiales que en el arte almorávide: ladrillo, yeso, argamasa y madera. Y, va a mantener como soporte el pilar y los arcos empleados en el período anterior.
Sus mezquitas, excepto la inacabada de Rabat, van a seguir el modelo de la mezquita de Tremecén. Asimismo, la Qutubiyya, la de Hasan y la de Sevilla cuentan con alminares muy semejantes entre sí.
Se caracterizan por su planta cuadrada y su alzado compuesto por dos torres, una de las cuales alberga a la otra y entre las que discurre una escalera o una rampa en el caso de la Giralda de Sevilla. La torre interior está formada por estancias abovedadas superpuestas que tendrán repercusión posterior en las torres campanarios mudéjares, sobre todo de Aragón.

 
 

Campanas de la Giralda

Tableros de Paños de Sebka

El Giraldillo