La arquitectura romana: materiales, técnicas y tipologías.

 
 

En arquitectura los romanos ganan en dinamismo. Del estatismo de la adintelada griega pasanal movimiento del arco, la bóveda y la cúpula. Ellos son, además, los primeros que
combinan en una sola fachada los dos sistemas creando el sistema mixto. También es una arquitectura más funcional. Se acabaron los caprichos artísticos. Ahora deben ser bellos paro
ante todo deben servir al Estado. Ellos innovan muchísimo, crean el eje de simetría horizontal en el edificio (por partes o bandas), crean la planta basilical, el ábside que prolonga la nave central. 
 Frente a una arquitectura abrumadoramente religiosa como era la griega, la romana es mucho más civil y militar. Si los griegos son urbanistas más que arquitectos, los romanos más que arquitectos son ingenieros.
Emplean los materiales más baratos y sólidos: el ladrillo, el hormigón, el sillar cuando hace falta, etc. El hormigón o mortero lo fabricaban con cal como base de unión y cantos rodados o grava.El resultado era un material fuerte y barato. El exterior de estos muros podía ir revestido con placas de piedra o mármol para darle más vistosidad.

Los romanos construían empleando cuatro sistemas de aparejo a los cuales les dieron nombres: 

  1. Opus reticulatum: es sólo revestimiento a base de teselas escuadradas
  2. Opus Testaceum o latericium: son ladrillos a soga y tizón
  3. Opus incertum: bloques de piedra irregulares con sillar sólo en las
  4. esquinas
  5. Opus cuadratum: bloques paralelepípedos unidos con mortero

En arcos sólo emplearán el de medio punto y en cuanto techumbres usan la adintelada pero también la bóveda de cañón, la de arista y la cúpula semiesférica o de media naranja.
En cuanto a los soportes los romanos copian el concepto de orden arquitectónico de los griegos y de hecho utilizarán los tres órdenes griegos pero con plena libertad: alargando sus proporciones, superponiendo 
los diferentes órdenes en las plantas de un mismo edificio, etc.
Sin embargo ellos crean dos órdenes que son propiamente suyos: el orden toscano y el compuesto.
El orden toscano es de origen etrusco, los cuales lo habían copiado de los Dorios, por eso no es más que una simplificación del Dórico. La columna tiene basa simple y el fuste es liso y un poco más largo. Lo demás es igual. 
Utilizaron mucho el corintio helenístico porque era el que tenía más presencia, el más rimbombante pero pronto crearon ellos mismos un orden compuesto similar al corintio: es una combinación de volutas jónicas y hojas de acanto corintias 


La ciudad romana

En gran parte de los territorios conquistados, el dominio romano marcó el paso de la aldea a la ciudad. Los romanos son urbanos, creen en la ciudad como unidad administrativa, militar y económica. Ellos divinizan a una ciudad y todo el Imperio llevaba su nombre. Este pasado convierte a los romanos en urbanistas convencidos, pero más prácticos que los griegos.
 Existen dos tipos de ciudad: las “coloniae” o de nueva planta y las “municipia” sobre un núcleo ya existente. Ellos son igualmente buenos reformando y rehabilitando ciudades antiguas como
construyendo nuevas.  

El modelo lo toman de la ciudad helenística alejandrina: un recinto de planta rectangular o cuadrada, dotado de puertas en cada uno de sus cuatro lados. Dos arterias principales forman una cruz dentro del recinto: el cardus de Norte a Sur y el decumanus de Este a Oeste. En la intersección de ambas se sitúa el foro o plaza mayor, también con funciones políticas como el Ágora. De estas dos calles principales nacen otras calles secundarias que van articulando la ciudad pero ninguna se decora como las dos principales, con pórticos y columnatas. El pomerium es la línea sagrada que rodea a la ciudad, la cual podía ser una muralla según las necesidades defensivas y tras ella estaban las necrópolis, siempre
extramuros. 

Plano romano de Caesaraugusta, encuadrado en la Zaragoza actual. Puede verse el decumanus maximus (1), el cardus maximus (2), el foro de Caesaraugusta (3), el puerto fluvial (4), los baños públicos (5), el teatro (6) y la muralla (7).

Plano romano de Caesaraugusta, encuadrado en la Zaragoza actual. Puede verse el decumanus maximus (1), el cardus maximus (2), el foro de Caesaraugusta (3), el puerto fluvial (4), los baños públicos (5), el teatro (6) y la muralla (7).

 

Construcciones urbanas


El Foro

Era el centro urbano, religioso, político y comercial. Alrededor de él se encontraban los templos, las basílicas civiles (no cristianas), el Senado, las tiendas, las bibliotecas. Normalmente era una plaza enlosada, rodeada de pórticos y decorada con efigies de emperadores. Era el centro cívico puesto que era lugar frecuente de reunión, allí se situaban los predicadores, los oradores que se dirigían al público desde una tribuna, etc. 
 

El primitivo foro romano o Forum Magnum de Roma se quedó pequeño para las necesidades de una ciudad que llegó a tener un millón de habitantes, por lo que se construyeron otros: el Foro de Cesar, el de Augusto y el de Trajano.

El Templo

Es una síntesis del griego y del etrusco. Es casi siempre pseudoperíptero y se diferencia del griego porque está elevado sobre un podium al cual se accede sólo por una escalinata de la fachada
principal, (en el templo griego la crepis era por los cuatro lados del templo).  El templo de la Fortuna Viril es un templo jónico del siglo I a. C. y situado en Roma. La religión romana también estaba al servicio del Estado y era un elemento de cohesión. Por eso el templo romano no tiene tanta carga estética como el griego.

La Maisón Carré o casa cuadrada es un templo romano ubicado en Nimes. Es también del siglo I a. C. y es de orden corintio y pseudoperíptero.
Entre los templo de planta circular el más importante es el consagrado a la diosa Vesta en el Forum Magnum es un templo períptero con claras influencias del Tholos de Marmaria. Presenta una cubierta cónica de teja y una sólo naos o cella de planta circular también.

Pero el templo más grandioso de todo el mundo romano es el Panteón de Agripa en Roma. Presenta una pronaos octástila, como si fuera a ser un templo rectangular, pero cuando llegamos a la naos vemos que ésta es circular. Es un templo de planta circular pero fachada recta. La naos está cubierta por una gran cúpula semiesférica (de 43 metros de altura y 32 metros de diámetro). Está realizada con materiales ligeros para evitar peso y decorada con casetones. En su clave presenta una claraboya que hace más arriesgada su construcción. Esta cúpula es una demostración del dominio de pesos y contrapesos que tenían. Se sitúa sobre un tambor decorado con mosaicos y esculturas. Se empezó a construir a finales del siglo I a.C. pero fue acabado por Adriano en el siglo I d.C. 


La Basílica

Es un edificio propiamente romano, destinado a asuntos judiciales, es sede de los magistrados y en él se celebraban los juicios, pero a la vez era un centro comercial.
Su planta es rectangular con tres naves, una central más alta y dos laterales separadas por columnas. En su cabecera el ábside prolonga la planta central y es el lugar donde se colocaban los jueces. Sólo se aboveda y se ilumina la central. Las laterales llevan techo plano al interior.


Al exterior la central lleva techumbre de doble vertiente y las laterales de una sola vertiente. Las naves laterales tienen un bajo techo abierto a la nave central que se denomina tribuna. Este esquema de planta basilical pasará íntegro a la primitiva basílica paleocristiana a partir del Edicto de Milán en el 313 pero ya con fines religiosos.

La basílica mejor conservada es la de Magencio realizada en tiempos de Constantino donde vemos los tres vanos que daban acceso a las tres naves que, en este caso, iban abovedadas las tres, iniciando así el esquema general de fachada de catedral cristiana. 

Este esquema de planta basilical pasará íntegro a la primitiva basílica paleocristiana a partir del Edicto de Milán en el 313 pero ya con fines religiosos.
La basílica mejor conservada es la de Magencio realizada en tiempos de Constantino donde vemos los tres vanos que daban acceso a las tres naves que, en este caso, iban abovedadas las tres, iniciando así el esquema general de fachada de catedral cristiana. 

 

Las termas

Son los baños públicos que sirven también de lugar de reunión y conversación.
Eran unas instalaciones complejas, con salas de gimnasia, de vapor, de masajes, piscina de agua caliente o “caldarium”, calentada por conductos de aire caliente bajo el suelo, piscina de agua templada o “tepidarium” y de agua fría o “frigidarium”. Los vestuarios o “apoditerium” estaban alrededor de cada sala.

De la época republicana se conservan las termas de Pompeya donde se aprecia el caldarium.
De la fase imperial las más importantes eran las termas de Caracalla donde podemos observar una reproducción. Situadas en Roma llevaban el nombre del emperador que las mandó construir. 

 

La vivienda romana.


El precedente era la vivienda etrusca y consta de una planta rectangular con una puerta principal que da paso al vestibulum por el cual se accede al Atrio.


El Atrio es el patio central, también rectangular y cubierto sólo parcialmente. La parte central del atrio está abierta al exterior y alrededor hay una parte porticada, sostenida por columnas y con cuatro tejadillo con vertiente hacia el interior
.
Por el hueco abierto entra la luz a todas las estancias y el agua de lluvia se recogía en un estanque o “impluvium” mientras que el agua de lluvia de la parte cubierta se canalizaba por el “compluvium” (los cuatro tejadillos del atrio) hacia el impluvium.

Los dormitorios o “cubicula” se sitúan a ambos lados del atrio en las alas -”alae” de la casa y al fondo están las dos salas de estar, el “tablinium” o salón y el “triclinium” o comedor.

 

A partir del siglo II a.C. la influencia griega hizo que a la casa se le añadiera un patio columnado o “peristilum” con jardines, surtidores y esculturas.
Algunas casas tenían en la fachada “tabernae”, tiendas donde se despachaban diferentes artículos.
El ejemplo más claro de casa romana se da en Pompeya, donde gracia a las cenizas del Vesubio se han conservado hasta nuestros días perfectamente.
Allí se encuentra la casa de las Augustales donde vemos el atrio y el perístilum perfectamente conservados. 

 Los edificios de espectáculos.

El teatro 

Deriva del griego aunque con innovaciones considerables.
Los graderíos semicirculares o “cavea” se construían sobre galería abovedadas, no aprovechando el desnivel del terreno como en Grecia. Por lo tanto el teatro romano tiene fachada exterior y ésta tiene una estructura mixta, adintelación más arco y bóveda y con los tres órdenes en superposición de pisos.


Entre la cavea y la escena estaba la orquesta que, en el caso romano, es semicircular y no ultrasemicircular. Su función también cambia: servía para instalar a los altos personajes y no como lugar del coro (el teatro romano no es mudo y la función del coro pasa a un segundo plano). Ahora el coro se traslada a un lateral de la escena llamado tribuna.

Teatro Romano de Mérida

El Teatro de Mérida fue construido hacia el año 16-15 a. C y donado por Marco Agripa (yerno del emperador Augusto), data de casi la misma época de la fundación de Emerita Augusta. Estuvo en uso hasta la segunda mitad del siglo IV, La capacidad del Teatro era de unas 6.000 personas.

Roma Teatro Marcello

De la época imperial es el teatro Marcelo donde vemos el exterior con el sistema mixto y la superposición de órdenes. 

 

El anfiteatro

Es como un teatro doble, es decir, circular y cerrado, como una plaza de toros y de mayores dimensiones que el teatro.
Se dedicaba a los espectáculos cruentos: lucha de gladiadores (los romanos eran unos enamorados de la fuerza), luchas de fieras salvajes, sacrificios de ladrones o disidentes -cristianos- e incluso combates navales. Eran circulares o elípticos y la arena se separaba de la cavea por una abalaustrada muy alta. Bajo la cavea estaban las dependencias subterráneas de las que salían los gladiadores, las fieras, etc. En el exterior se repite la organización de fachada del teatro con dintel más arco y superposición de órdenes.

El anfiteatro más grande del Imperio debía ser el de Roma, el anfiteatro Flavio o Coliseum del siglo I d.C.
Se comenzó por Vespasiano en el 72 d.C. y fue terminado por su hijo Tito en el año 80. Fue construido por prisioneros judíos y consta de cuatro pisos, de planta elíptica con un diámetro largo de 187 metros. Al exterior hay superposición de órdenes en los tres primeros pisos y liso después. En caso de mal tiempo podía cubrirse con una gran lona sobre un entramado de railes, quedando un orificio en el centro. Tiene canalizaciones comunicadas con el Tiber por donde podían inundar la arena para simular combates navales (naumaquias).

Otro anfiteatro menor es el de Arles, también elíptico y de dos pisos. Es un coliseo pequeño que hoy en día se utiliza como plaza de toros.

El Circo

Es el edificio más grande de todos. Tiene su raíz en el estadio griego. Se destinaba a las carreras de cuadrigas y otros ejercicios atléticos.
Su planta es rectangular alargada y los graderíos están en los dos lados largos y en uno de los cortos que acaba en redondo. El otro lado corto es recto y en él se sitúan las cárceres o cuadras de salida para los carros.

Circo Máximo

La pista de arena está dividida longitudinalmente por la espina, ornamentada con esculturas, obeliscos y el podium. En los extremos de esta espina es donde se situaban la meta y la salida. Los vencedores salían por la Porta Triunfalis situada en el lado corto curvo. Debió ser importante el Circus Maximus de Roma pero no ha llegado ninguno hasta nosotros. 

Circo Massimo

 

Monumentos triunfales y conmemorativos

El arco de triunfo 

Es una auténtica creación romana. Se localizaban en lugares estratégicos: en los foros, en los puentes para pasar por debajo de ellos, en las fronteras para delimitar territorios, sobre una vía pública importante o en lugares donde se había producido algún hecho triunfal del personaje al que se dedicaba.
Es un monumento estatalista que sirve para engrandecer al Imperio y a quienes le sirven.
Hay varios tipos de arcos de triunfo: suelen ser de planta rectangular pero también los hay de planta cuadrada, con un sólo arco, con tres y el mayor más grande, con los tres iguales o, si es de planta cuadrada, con cuatro, uno en cada fachada, con vanos abiertos encima de los arcos laterales o sin ellos.
Se adornan con varias columnas adosadas o no pero todas encima de pedestal o podium y sujetando un entablamento que soporta una franja superior llamada ático, lugar donde se esculpían relieves o inscripciones conmemorativas. Su estructura suele ser en retícula con cuatro líneas verticales y otras cuatro horizontales formando nueve espacios más o menos delimitados.

Sabemos que ya existían en la época republicana pero los más importantes son del Imperio y, por supuesto, dedicados a emperadores.
El primero es el arco de Tito del siglo I y cerca del Foro romano. Arco de un solo vano central con dos más pequeños simulados en los laterales. Tiene cuatro columnas adosadas sobre podio, su entablamento y un ático con inscripciones.
El arco de Séptimo Severo es posterior y se encuentre en pleno Foro romano. De tres arcos con el central más grande, cuenta también con cuatro columnas sobre podio y con los muros adornados con relieves. Después el entablamento y el ático con inscripciones.
Pero el más importante es el de Constantino de época muy posterior -s.IV-. De tres arcos con el central mucho mayor, el esquema general es igual que los anteriores: cuatro columnas sobre podio que sujetan un entablamento que separa un ático dividido en tres partes para continuar las líneas de las columnas con pilastras adosadas. Es un arco muy barroco, recargado de ornamentos, relieves y medallones encima de los arcos laterales y una inscripción 

 

La Columna Triunfal 

También se erige en conmemoración de hechos y personas y también es algo auténticamente romano, sin precedente alguno. Son de grosor variable, normalmente marmóreas. Se levantan sobre un pedestal y a veces tienen escaleras interiores para subir hasta la escultura que corona la columna. Suelen ir decoradas con relieves.

De entre ellas hay un tipo llamada rostral porque tiene similitud con la rostra o mástil de un barco romano. La columna rostral de Cayo Dulio es del siglo III a.C. y recuerda el triunfo naval del cónsul Cayo Dulio contra los cartagineses durante la primera guerra púnica.

Pero la más importante de estas columnas es la Trajana del año 113, con cuarenta metros de altura, una escalera interior y coronada por una escultura que ahora es la de San Pedro pero porque fue cambiada por la del emperador Trajano, al cual se dedicaba. Conmemora la victoria de Trajano sobre los Dacios. Sus relieves son una banda continua que sube en sentido helicoidal desde la base hasta la punta y que narra los pasajes triunfales de la batalla con un sentido narrativo continuo y sin pausas

 

Obras de ingeniería

El acueducto 

Es una construcción práctica y funcional pero bella a la vez.
Servía para abastecer de agua a las ciudades
.

Acueducto de Segovia

El más grande de todo el Imperio es el de Segovia, de tiempos de Augusto y Trajano. Tiene 728 metros de largo y doble línea de arcos superpuestos y ejecutados a base de sillares perfectamente tallados y dispuestos sin argamasa.

Son también importantes el de Las Ferreras en Tarragona y el de Los Milagros en Mérida

Puente Romano sobre el río Albarregas - Al fondo el Acueducto de los Milagros, Mérida

 

El puente

Es el resultado de una calzada sobre un puente.
Las calzadas atravesaban todo el Imperio y cuando éstas debían atravesar un río los romanos no dudaban en construir puentes enormes que a la vez que obras de ingeniería son también obras de arte.
El de Alcántara fue mandado construir por Trajano en el año 105 sobre el río Tajo y con un arco de triunfo en su parte central.
El puente sobre el río Gard en Provenza es un puente acueducto donde la primera serie de arcos soporta la calzada por donde pasaba la vía gala y sobre ella se alza una segunda serie de arcos que soportan un acueducto de agua por encima. Así una sola obra tenía una doble función.
Tanto en puentes como en acueductos sobre ríos, procuraban que los cimientos no cayeran dentro del lecho para evitar la erosión de los pilares y si no había más remedio, estos pilares se remataban en vértice para hacer menos resistencia al agua.
Los puentes romanos casi siempre eran de calzada recta, mientras que los puentes con “chepa” suelen ser medievales.

Puente romano de Alcántara

Pont du Gard

 

La calzada romana 

Era la mejor obra de ingeniería, de una técnica superior y la prueba está en que aún se conservan casi todas.
En sección tiene varias partes: una solera de tierra fina y pisada, sobre ella bloques más o menos regulares y sobre ellos una capa de piedras redondeadas de río y unidas con argamasa. Después el sistema evoluciona: solera de piedra más o menos regular, después barro o tierra bien apretada, después una capa de piedras redondeadas o cantos de río y después una capa de argamasa para cubrir los huecos entre piedra y piedra.
Las vías más importantes eran la Appia que recorría Italia de Norte a Sur, la vía Aemilia que iba hacia el Noroeste por el sur de Francia y la vía Flaminia hacia el Noreste y el Danubio. En España la más importante era la vía Augusta que, pasando por Tarraco, iba en diagonal hasta Eméritas.