Conceptos generales de pintura.

La pintura es, ante todo color, y sus posibilidades se multiplican según sea el soporte o los pigmentos utilizados en la creación artística.

Entre las técnicas más utilizadas destacan:

Al Fresco

Se realiza estando el revoco del muro húmedo. Este revoco contiene cal apagada y arena.
La pintura se aplica mezclada con agua de cal, lo que facilita su integración en el muro.
Al secar se obtienen carbonato cálcico, que es extremadamente resistente a los agentes exteriores; esta circunstancia permite el empleo del fresco en decoraciones al aire libre.
El uso del agua de cal hace que todos los colores queden levemente blanqueados, lo que proporciona gran luminosidad a la pintura. No puede pintarse cuando el muro está ya seco, porque habiendo fraguado el revoco ya no se integraría la pintura;  por eso  hay  que  acometer  la  obra  por  tareas  que  se acabarán cada jornada, lo que obliga a una técnica ágil y eficaz.

Acuarela

 La acuarela no utiliza el blanco como pigmento. Todos los colores dejan transparentar más o menos el papel, lo que proporciona al procedimiento una luminosidad solo aventajada por las vidrieras. Para extender el color se utiliza exclusivamente agua, por lo que seca rápidamente; ello obliga a una técnica rápida, suelta, que le da un aspecto inconfundible y muy personal. 

Témpera

 La témpera utiliza el agua como ayuda para extender el color, pero a diferencia de la acuarela, utiliza el pigmento blanco. Los colores son opacos y algo apagados, pero un color claro puede aplicarse sobre uno oscuro, lo que es imposible en la acuarela. 

El Temple

El temple, al utilizar huevo, es más brillante y lento de secar, lo que facilita los modelados.
En el siglo XV se le añade aceite, formándose así el temple graso, que es más flexible y facilita la pintura altamente realista de este momento. Como soporte suele utilizar la tabla. 

Óleo

El  óleo  es  el  procedimiento  más  lento  en  secar  de  todos  los conocidos; ello permite un trabajo sosegado y que puede interrumpirse siempre que se quiera, sin perjuicio para la obra. Esta técnica revolucionaria se atribuye a los Van Eyck (Hubert y Jan), si bien ya era conocida un siglo antes, lo que pasa es que ellos la elevaron a la excelencia. Otras de las ventajas del óleo son que permite retocar y corregir la pintura repetidas veces, utilizar color sobre color y veladuras. Sin esta técnica jamás podríamos haber conocido el sfumato de Leonardo Da Vinci.

Sfumado: El esfumado (del italiano sfumato) es una técnica pictórica que se obtiene por aumentar varias capas de pintura extremadamente delicadas, proporcionando a la composición unos contornos imprecisos, así como un aspecto de antigüedad y lejanía. Se utilizaba en los cuadros del Renacimiento para dar una impresión de profundidad. La invención de esta técnica, así como su nombre sfumato, se deben a Leonardo da Vinci, que la describía como "sin líneas o bordes, en forma de humo o más allá del plano de enfoque".

La Encáustica ó a la Cera 

La encáustica o a la cera fue utilizada por griegos y romanos, que conocían bien las propiedades de la cera. Pero no se sabe hasta qué punto se utilizó para pinturas murales (como se ha creído mucho tiempo),  y  más  bien  parece  que  sólo  se  empleó  para  proteger pinturas al  fresco. En el  siglo XIX  con el  descubrimiento de las pinturas pompeyanas se avivó el interés por este procedimiento al creerse que algunas pinturas romanas fueron hechas así. El procedimiento exige calor para fundir la cera, a la que se añade resina para darle más dureza. La paleta es metálica y se coloca sobre una estufa; de igual modo las espátulas y pinceles metálicos deben estar calientes. Una versión muy manejable de este procedimiento, y bien conocida, la constituyen los lapiceros de colores o las ceras de color que tan profusamente usan los escolares.

El Mosaico

El   mosaico   no   utiliza   pigmentos.   El   color   lo   proporcionan directamente las teselas o piezas pequeñas de piedra, vidrio o metal, con las que se crea la composición. El artista dispone de una abundante variedad de piezas, en cuanto a color y tamaño se refiere; sobre un dibujo previo y en posición horizontal, se colocan las teselas configurando las formas.
Posteriormente, con el trabajo acabado, se trasladará a la superficie de acogida definitiva, donde ya estará la argamasa preparada. Una vez fraguada se procede al acabado final y su limpieza. 

La vidriera

La vidriera se trabaja igual que el mosaico, es decir, sobre un plano horizontal y sobre un dibujo previo en el que se han diseñado los cortes de los vidrios y el sombreado que se ha de dar a las figuras. Una vez cortados los vidrios (del color deseado), se pintan las sombras, o algún otro color, con pigmentos que se funden a muy alta temperatura. Este mosaico de vidrio se lleva al horno donde, al fundirse,  el  color  se  integra  en  el  vidrio.  Posteriormente  se recompone el mosaico, se unen sus bordes con plomo, se arma sobre hierros sólidos y se lleva al ventanal.

Enlaces de interés:
Leyendo a Matisse. El libro ilustrado, "Jazz"
Cómo hacer vidrieras.
Genios de la pintura

La Gioconda (1503-1506) de Leonardo ilustra la técnica del sfumato en el óleo, particularmente en el sombreado alrededor de los ojos.

Crossing the Seine (2010). Kim Flora (American, b.1982) | Cincinnati Art Museum.
Técnica: Encáustica, óleo y pastel sobre impresión digital lijado y manipulado en el panel

Miguel Ángel. Creacción de Adan, Capilla Sixtina. 
Técnica: Al Fresco

Niña con flor (1994).  Fernando Botero | Museo Botero, Bogotá
Técnica: Acuarela

Personagge  (1973).  Joan Miró . Fundación Banco Santander
Técnica: Öleo sobre lienzo
 

The Birth of Venus (1483 - 1485).  Sandro Botticelli. Uffizi Gallery.
Técnica: Temple sobre lienzo

Velicia. Badajoz. http://velicia-arte.blogspot.com.es/2010/09/trayectoria-del-artista.html
Ténica: Témpera 

The Model Resting (1889). Henri de Toulouse-Lautrec . The J. Paul Getty Museum
Técnica: Tempera o caseína con óleo sobre cartón

 Archeologo. Ecclesia romana, XII sec. d.C., mosaico policromo. Basilica di San Pietro